La ONCE visita las mujeres de Cornelis Zitman.

IMG_1572El colectivo ONCE ha realizado una visita guiada a la colección de esculturas de Cornelis Zitman. Entre los visitantes se encontraban tanto personas con discapacidad visual como ciegos. El grupo ha podido entrar en contacto con las obras del escultor a través del tacto que ha sido el sentido encargado de proporcionar la emoción que se ha unido a la información que se recibe durante la visita guiada. Sin duda y a la vista de los comentarios de los participantes, la visita ha cumplido su objetivo pues han disfrutado de una experiencia emotiva y personal en la que se han sentido cercanos a las esculturas de bronce de Cornelis Zitman, y a la realidad, belleza y referencias que sugieren sus obras.

FOTOONCEAcercarse a disfrutar de museos, centros de arte y exposiciones, no plantea ningún desafío al visitante, que cuenta con el apoyo de sus cinco sentidos. Sin embargo para las personas con alguna discapacidad, resulta más difícil acceder a la oferta cultural.Con relativa frecuencia quienes sufren algún tipo de discapacidad, tienen reducidas sus posibilidades de ocio, ya sea por una imposibilidad física de acceder a los espacios culturales, como a sus servicios y productos. Una adecuada oferta cultural requiere la actitud abierta e inclusiva de los espacios, así como el trabajo de gestores culturales ante la diversidad de públicos.

Recordemos lo que señala el Manifiesto por un ocio inclusivo65, firmado en el marco del Año Europeo de las Personas con Discapacidad en 2003: “la práctica de ocio como experiencia en los colectivos con algún tipo de discapacidad va más allá de la mera diversión, y el impacto social de la no participación de un colectivo que queda al margen de manera continuada es nocivo no sólo para ése colectivo sino, también para el conjunto de la sociedad. La filosofía de cultura para todos es aquella que permite acceder a cualquier evento o espacio cultural a todas las personas sin excluir a nadie”.En un esfuerzo por trabajar en esta línea, surgen iniciativas como la que está llevando a cabo la Casa de Iberoamérica de Cádiz: invitar a colectivos de discapacitados a disfrutar de una experiencia artística.

Recientemente la Fundación ONCE ha visitado la colección de esculturas de Cornelis Zitman. El grupo ha podido sentir las obras del escultor a través del tacto, con la ayuda de la información que reciben durante el recorrido. A la vista de los comentarios de los participantes, la visita ha cumplido su objetivo: disfrutar de una experiencia personal en la que se han sentido cercanos a las esculturas de bronce de Zitman, así como a la realidad y belleza que sugieren sus obras.El escultor Cornelis Zitman en una entrevista realizada en el año 2012 en Onda Cádiz TV, comentaba como el escultor cuando comienza su obra, también es un invidente que no consigue ver lo que quiere crear; solo después de un proceso de creación, es cuando el escultor finalmente vislumbra la obra. Sus esculturas, mujeres reales y rotundas se dejan tocar y acariciar por un tacto seguro, lleno de sensibilidad de quienes aprecian toda la plenitud de la belleza desde las sombras.

Sobre la importancia del tacto en la apreciación artística, Jean Genet destacó en en L’Atelier d’Alberto Giacometti:«No puedo dejar de tocar las estatuas. Vuelvo los ojos y mi mano continúa sola sus descubrimientos: el cuello, la cabeza, la nuca, los hombros… Lassensaciones afluyen a la punta de mis dedos. No hay una que no sea diferente, de forma que mi mano recorre un paisaje extremadamente variado y vivo»

Compártelo en:

Leave a Comment